sábado, 6 de febrero de 2010

Middlemarch. Georgie Eliot

«Middlemarch» es la historia de tres parejas sujetas a los frágiles hilos del saber y del error, entretejida con la crónica minuciosa de los destinos de toda una comunidad en una época de cambios y reacción. Quintaesencia de la novela victoriana, George Eliot marcó con «Middlemarch» un hito en la literatura universal. Mary Ann Evans, George Eliot para la historia de la literatura, nació en 1819 en Chilberts Coton (Warwickshire). Educada en el rigor de la religión, a los diecisiete años se declaró agnóstica. Fue subdirectora de la revista Westminster Review, el foro intelectual progresista más importante de su tiempo. Sus primeras novelas carecen del realismo con fuerte base intelectual que caracterizan «Felix Holt» (1886) «Daniel Deronda» (1876) y «Middelmarch» (1871-1872), su novela más importante. Murió en Londres en 1880.
Recibí Middlemarch como regalo de navidad, en la edición tapa dura de la editorial Alba. Empecé a leerlo el 25 de diciembre mismo, y no lo pude dejar hasta que lo terminé a mediados de enero. Lo complicado fue que en esos días me fui de viaje, y me lo llevé…debe pesar como 5 kilos, pero no podía dejar de leerlo.

Tal como dice la contraportada, la novela gira en torno a tres parejas, y a partir de allí nos muestra la vida de un pequeño pueblo provinciano. La historia está situada mas o menos en el año 1931, anterior al gobierno de la reina Victoria, pero es escrita ya en la época victoriana. Los años en que transcurre la novela son de grandes cambios, y como signo de ellos se menciona especialmente la inminente Reforma Electoral, que tiene atentos a todos los habitantes de Middlemarch. Sin embargo, el cambio es tal vez mas profundo, y la modernización ideológica y científica que se avecina es representada en particular por dos personajes: Dorothea Brooke, una joven apasionada, sedienta de conocimientos y de contribuir al mejoramiento del mundo en general, y Tertius Lydgate, un médico lleno de sueños de descubrimientos científicos, también con sueños de cambiar algo en el ámbito de su profesión, que lucha contra el conservadurismo del pueblo. Ambos cometerán el error de casarse con la persona equivocada, lo que frustrará, tal vez, sus deseos.

Pero no creo que se pueda simplificar esta novela diciendo que se trata de una historia sobre matrimonios mal avenidos. Al principio Georgie Eliot hace una referencia ala vida de Santa Teresa, una mujer a la que su fervor llevó a fundar una orden religiosa mediante la cual canalizar sus ideales. Y afirma que en el mundo hay muchas Teresas que no pudieron concretar sus ansias. Sin duda Dorothea es una de ellas, y lo que quiere contar George Eliot, es que para algunas personas parece que la única realización que les deparaba esa sociedad es la vida familiar. Por eso Dorothea se casa con un hombre viejo y aburrido: porque veía en ese matrimonio o modo de vida que se le impondría tarde o temprano) la única la posibilidad de colaborar con algo grande, en el entendimiento de que el Sr. Casaubon produciría una obra de importancia en la que ella sentiría que al menos participó tangencialmente. El personaje de Dorothea es fabuloso y conmovedor. Al principio es insoportablemente sabionda (¿no lo fuimos todas a los 19 años? Pero la experiencia y el sufrimiento la hacen evolucionar y madurar para convertirse en una mujer admirable, que se suma en mi corazón al podio de los personajes inolvidables y mas amados, junto a Lizzie Beneth, Jean Valjean, Zenón, Isabelle Archer y otros.

Podría decir muchísimo de esta novela que mi admirado Harold Bloom incorporó a su libro “El canon occidental” declarándola “novela canónica”. Tiene un fuerte contenido ideológico, histórico, y desde lo literario podría derramarse ríos de tinta analizándola. Pero no es lo que yo hago en este blog.

Simplemente les diré lo siguiente amigos: Viví 20 dias en Middlemarch. Pasé las vacaciones de verano en Middlemarch. Y me encantó.

7 comentarios:

  1. Ya te tengo en mi lista! Por cierto, el pasado diciembre conseguí la firma de Paul Auster en el libro "Invisible" en León, aunque aún no lo he leído. Puedes ver las fotos en mi blog. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Por cierto, dónde estan esas fotos tan chulas leyendo el libro?

    ResponderEliminar
  3. Una de mis infinitas lagunas. Una laguna consciente, porque serán aún más las inconscientes.
    Saludos, Valeria.

    ResponderEliminar
  4. Hola Guacimara, ¡Que bueno tener el libro firmado por Paul Auster! Nosotros en casa tenemos todos sus libros y los he leído a casi todos, me encanta, casi siempre cumple con el lector...(el único que no me dejó conforme fue "Viajes por el Scriptorium"... Ya te contaré cuando lea este último.

    ResponderEliminar
  5. Hola Fernando, gracias por tus comentarios. No te preocupes, con los clásicos todos tenemos cuentas pendientes. Pero para mi eso está lejos de ser fuente de amargura, al contrario: está re bueno saber que nos están esperando!!!! Lo mismo me pasa con el cine: en los últimos años la calidad ha bajado muchísimo, y entonces agradezco ser joven poder ver primera vez las pelis de Hitchcock, de Fellini, de Bergman...son un refugio...

    ResponderEliminar
  6. Como dijeron el otro día en la entrega de premios Goya, lo único bueno que tiene una enfermedad como el Alzheimer es que se puede ver quinientas veces Cantando bajo la lluvia como si fuera la primera vez. Y lo mismo con Hitchcock, Fellini y otros enormes. Para ese milagro o se es joven (y eso no depende de la edad) o se ha perdido la memoria.

    ResponderEliminar
  7. una pregunta: si hay alguien que esta enamorado de otra persona y le regala esta novela, que quiere transmitirle?

    ResponderEliminar