lunes, 29 de diciembre de 2014


No cerré el blog... aunque parezca. La verdad es que me dio fiaca escribir, poner fotitos etc... y además tuve algunos inconvenientes con internet... Por todo eso, fui posponiendo el momento de escrbir algo e este espacio, y decidí hacer unaas entradas de fin de año como para que vean que no dejé de leer por ser madre, aunque confieso que este año fue particularmente agotador para mí: horario de trabajo exigente, pocas horas de sueño y poco tiempo para mí. Pese a todo rescato que pude hacer un taller literario muy copado en modalidad virtual, con una docente a la que realmente admiro, y eso me permitió escribir y leer algunos autores que realmente no conocía o tenía olvidados. Ojalá se repita el año que viene, porque siento que salvo mi año literario. Otra confesión que debo hacer es que descubri una nueva pasión en mi vida a la que dediqué muchísimo tiempo: El scrapbooking, actividad que consiste básicamente en el armado de álbumes de fotos con técnicas artísticas, aunque es muchísimo mas que eso, ya que implica contar una historia... lo que también me llevó a despuntar el vicio de narrar por ese lado...
 
Por lo pronto, les repaso algunos de los cómics que disfruté este año (no son todos) y espero dentro de muy poquito postear sobre los libros que leí.
 
 


Empecé con un autor que considero un amigo: El adorable Jeffrey Brown, con su libro “De Padres e Hijos”. Es loco porque he leído todos los libros de Jeffrey, y son todos autobiográficos, así que he ido conociendo su vida desde pequeño, su primer amor, su primera desilusión, sus amores fracasados, y ahora su paternidad. Mi relación con el autor se asemeja a esos amigos con los que uno anduvo de jarana a los 20 años, y ahora nos juntamos a hablar de las ventajas de tal o cual jarabe para la tos, pañal o guardería. Y la química sigue allí. La posibilidad de intercambio de las miradas de cada uno.

En este libro Jeffrey vuelve a su infancia, porque explorar los pequeños momentos de su paternidad lo lleva, inevitablemente, a volver a verse a sí mismo como hijo, a una nueva luz sobre la figura de su padre. Algo que me gusta de este autor es que es un tipo absolutamente “como uno”, que tuvo una vida bastante convencional. Digo esto porque es muy habitual en las novelas gráficas el recurso de contar la propia historia, y siempre son un toque macabras. Madres psicóticas, padres gay en el closet, madres sádicas, y otros horrores se toman cita, como si el precio del talento fuese haber sufrido maltrato familiar. No es el caso de Jeffrey. Su padre no es un tipo violento, ni borracho, ni lo abandonó, ni nada. Es un padre convencional, salvo por el pequeño “detalle” de que es un pastor (de alguna religión de allá de EEUU, -tienen tantas que me despistan-) lo que por supuesto tiene enorme incidencia en la relación padre/hijo y dispara muchas reflexiones e historias que involucran las creencias de uno y otro.

En suma: un libro sobre ser padre, ser hijo... y sobre la relación de cada uno con Dios. El padre por excelencia, sea como sea que cada quien lo concibe.





El azul es un color cálido:

Novela gráfica en la que se basó la super elogiada película “La Vida de Adele”, y que cuenta la historia de amor de dos chicas, Clementine y Emma, desde su adolescencia hasta su vida adulta. La historia se cuenta a partir de la lectura que hace Emma del diario que Clementine escribió cuando la conoció. Así, vemos que mientras que Emma era una joven un poco mas experimentada y muy acompañada por su familia en su elección sexual, para Clementine asumirse gay y llevar adelante una relación fue mucho mas dificil. La historia tiene mucho romanticismo y ternura, lo que hace que, si bien el tema de asumir la identidad sexual es central, logra levantar vuelo y convertirse en una historia de amor universal.

El cómic es precioso, con un dibujo en blanco u negro para para imágenes del pasado, sólo adornado por el color azul, como el cabello de Emma cuando se conocieron las protagonistas. Tienen momentos muy poéticos, que creo que llevados al cine deben ser una verdadera belleza. Seguramente dentro de muy poco veré la película, en cuanto mi marido lea el cómic.





Paul va de Pesca:

Este libro comienza con nuestro protagonista (Paul) yendo a pasar unos días a un complejo de pesca con su mujer, embarazada de tres meses. Allí se encontrará con su hermana y su cuñado. Sin embargo, estos pocos días serán el disparador de miles de recuerdos, reflexiones e historias de una riqueza y una profundidad inolvidables. No es casual la elección de este momento, porque en ese sencillo fin de semana ocurrirá algo que marcará la historia de vida del matrimonio para siempre. Con momentos graciosos, conmovedores, poéticos y tiernos, es una novela que en cada viñeta deja algo valioso al lector. La verdad que este “Paul” es un verdadero hallazgo, y sin lugar a dudas en próximos pedidos a España serán encargados varios volúmenes mas de la saga (¡¡¡gracias de Dios hay unos cuantos!!!). Una vez mas, una obra en formato de novela gráfica que supera con creces a los libros “tradicionales” que he leído en el último tiempo.






Rosalie Blum:

Y siguiendo con los hallazgos placenteros, otro libro maravilloso. Como sucede siempre en el mundo de la literatura, los temas y las virtudes son absolutamente diferentes, pero con las novelas gráficas esto se profundiza porque además tenemos las diferentes tecnicas y frmas de dibujar, que subrayan este eclecticismo. Es un placer caer de un mundo a otro cual viajero espacial, y siempre encontrando obras de un nivel espectacular.

Pero vamos a “Rosalie Blum”. La historia va de Vincent, un treintañero solitario, aburrido, que vive en un departamento debajo del de su madre que es una vieja manipuladora tremenda (genial y delirante personaje). Un día ve a una persona que le resulta conocida, y por un motivo desconocido por él mismo, decide seguirla. Pronto descubre que esta mujer, llamada Rosalie Blum, es una solitaria como el, y perseguirla se convierte en un hábito y una obsesión. No lo guía una atracción sexual, sino tal vez el aburrimiento mismo, la soledad. Pero la historia no termina allí, sino que sigue, se convierte en una pequeña comedia de enredos, pero sobre todo nos regala un final feliz y tierno. Todo eso contado con unos dibujos encantadores, una paleta de colores preciosa y mucho cariño por los personajes. Me quedé con ganas de seguir habitando ese mundo.




Habibi. Craig Thompson:

Este libro en una obra sumamente ambiciosa de Craig Thompson, de quien ya había leído “Blankets”. Una novela muy larga con un cuidado y detallismo en el dibujo que no pueden sino admirar y sorprender. La historia -ambienta en Arabia- de Dódola y Zam, dos huérfanos esclavos que se refugian uno en otro conformando una dupla de madre/hijo, hermano/hermana, esposo/esposa... Una historia de miserias, sufrimientos y vejaciones de todo tipo, inspirada en las Mil y una Noches y que suma mas de seiscientas páginas. Es un libro realmente bello, desde su tapa, y cada uno de las viñetas tiene una elaboración increíble, todo el libro tienen dibujos y caligrafía ornamental árabe. A nivel gráfico es asombroso. Pero la historia en si misma no me conmovió tanto como las demás que he reseñado hasta aquí. Si bien abarca temas interesantes, como por ejemplo la similitud entre el cristianismo y el islamismo (la verdad que me sorprendió), o la salvación espiritual que representa la literatura, la verdad que me resultó algo flojilla.





viernes, 28 de febrero de 2014

Desafío 12 mujeres, 12 países


Mujeres leyendo

 
 
Un poco tarde, pero no quería dejar de hacer un comentario sobre un desafío al que me sumé el año pasado: El reto “12 mujeres, 12 países”, que propuso el blog “El susurro de los libros” .... La verdad es que el próposito de leer libros escritos por mujeres de distintos lugares del mundo, me acompañó a lo largo de todo el 2013, y me obligó a explorar en la búsqueda de nuevas autoras. Sabía que iba a poder cumplir con el desafío porque siempre tengo en mi lista de espera y de deseados libros de autoría femenina. Supongo que son los temas los que me atraen, tanto sea “alta literatura” como si se trata de meros entretenimientos. Y esto me lleva a un tema difícil y espinoso que el blog convocante había peticionado: escribir alguna reflexión sobre la literatura femenina. Mucho se ha dicho al respecto, y ni siquiera voces muchísimo mas autorizadas que yo han logrado discernir la cuestión: ¿existe una “literatura femenina”? Esta pregunta nunca tendrá una respuesta unánime. Es como preguntar si existe la amistad entre el hombre y la mujer. Pero cada uno tiene su propia respuesta. Hasta antes de este desafío, yo afirmaba que la literatura escrita por mujeres tiene una mirada mas desde lo íntimo. Corroborando esta suerte de refrán que dice que “El mundo se puede estar viniendo abajo, pero la mujer siempre estará pensando en su casa. La casa se puede estar viniendo abajo, pero el hombre siempre estará pensando en el mundo.” En ese sentido, por ejemplo la novela de la alemana Daniela Krien sería un ejemplo de este punto de vista que parte de lo mas privado, de lo mas familiar, para contar algo global, como fue la reunificación de Alemania. De igual manera, el pequeño mundo de un colegio religioso revela toda una época histórica en la novela de Betina González “Las Poseídas”, y Lina Meruane, con la crónica desgarradora de su ceguera, pinta todo un cuadro sobre los chilenos exiliados en otros países.

Sin embargo, un somero repaso a mi lista de leídos me mostró lo erróneo de mi conclusión: Ahí está Nicole Krauss, cuyas historias trascienden con creces lo privado, que además logra captar la voz masculina de una manera genial. De igual manera ¿Cómo clasificar a Amelie Nothomb y su delirio? Imposible. ¿Y la imaginación desatada de Ursula Le Guinn, que inventa todo un mundo de fantasía, y que tranquilamente podemos emparentar con Tolkien?

Probablemente el debate surge simplemente porque la mujer, finalmente, ha logrado su “cuarto propio” en el mundo literario. Hemos accedido a la educación, con ella al placer de la lectura, y a la posibilidad de escribir y publicar. Tenemos poder adquisitivo y nos hemos convertido en un segmento importante del consumo, por eso el mercado editorial nos ofrece productos literarios acordes con nuestro gusto. Y todo esto es relativamente reciente.

El mercado editorial es inmenso, inabarcable. Claramente si existen algunos libros que son “para chicas”. La famosa “Chick lit” es un ejemplo. El hombre que quiera leer estas crónicas de amor, moda y cosméticos, sea bienvenido. Pero claramente hay algunos temas que probablemente os interesen mas a nosotras, y eso está muy bien.

En cuanto a la alta literatura, allí podrá o no encontrarse una mirada diferenciada de la de los escritores varones, pero por supuesto, los grandes libros, los destinados a la gloria, carecen de fronteras.

En cuanto a mi lista particular, traté de diversificarme, pero por supuesto no pude evitar “repetir” dos países: Estados Unidos y Argentina. También quedé en deuda con el continente africano. Quedaron fuera del 2013 pero en la lista de deseos un libro de una islandesa “Rosa Cándida”, algún cómic de Marjane Satrapi, y seguir buscando e investigando, que me quedé encantada con la experiencia!!!


1) Delfina Agustini.Poesías. Uruguay


3) Un Mago de Terramar.Ursula K. Le Guinn. Estados Unidos

4) El Lenguaje de lasFlores. Vanessa Diffenbaugh. Estados Unidos

5) El Viento quearrasa. Selva Almada. Argentina






11) Sangre en el Ojo.Lina Meruane. Chile

12) Algún día nos locontaremos todo. Daniela Krien. Alemania





viernes, 7 de febrero de 2014

Bestias Afuera. Fabián Martínez Siccardi.


 
 

Lo primero que hay que mencionar respecto de este librito es que fue el ganador del Premio clarín Novela 2013. Que uno de los premios mas importantes de novela del país (si no el mas importante) haya sido otorgado a esta obra, es una incógnita absoluta, o bien reveladora de que todas las sospechas que teníamos son reales. ¿No había algo mas representativo entre las mas de 600 obras que hacen llegar los escritores de Argentina y el resto de Latinoamércia a este certamen literario?

Por otra parte, ¿no se había premiado ya una novela en este mismo concurso que iba de un señor que se va a un lugar desolado en el que empiezan a ocurrir cosas raras? ("La otra Playa" de Gustavo Nielsen). Tal parece que el criterio de selección es puramente comercial, y que, agotado el policial al que diera comienzo "Las Viudas de los Jueves" (premio 2005, seguido de varias novelas policiales ganadoras asños después) Ahora, la onda viene por el lado sobrenatural... Bueno. Empecemos a escribir unas de extraterrestres o de muertos vivos! A ver si la pegamos!

Con esto dicho, y reivindicando mi derecho a ser contradictoria, por lo tanto, mas interesante que el común de las personas, tengo que reconocer que la novela, cortita y sencilla como es, logra crear un clima de aislamiento, un paisaje solitario, y -casi- unos personajes presos de su entorno. Su brevedad, una corrección en la escritura que es lo mínimo que le puede pedir al ganador de un concurso como este, y ese climax enrarecido por la nada y los fantasmas interiores te conducen con bastante ligereza al final de la historia.

Como todos los premios Clarín novela, ideal para gente que no lee nunca y se dispone a hacerlo sólo en el mes de enero.
 
Por último, dejo este link "Porqué no leer un Premio Clarín Novela" de un blog que recomiendo calurosamente "Crítica Creación", y que desde que leí este post, cada vez que se menciona el premio Clarín, me da mucha pero mucha risa. Si se quieren reir un rato, entren aquí:

martes, 4 de febrero de 2014

Huéspedes Inesperados. Sadie Jones



Un día de primavera de 1912, la mansión de los Torrington bulle de actividad con los preparativos para una elegante cena con motivo del vigésimo cumpleaños de Emerald. Los Torrington son una familia acomodada, que no pasa precisamente por su mejor época, compuesta por una evanescente madre, su segundo marido y tres hijos: la atractiva Emerald, Clovis, recién salido de la adolescencia, y la pequeña Smudge. Pero la celebración, a la que han acudido la joven y puntillosa Patiente, su apuesto hermano y un adinerado vecino, se ve trastocada por un trágico accidente de tren ocurrido a pocos kilómetros, lo que obliga a la familia a acoger a algunos supervivientes. Un desconocido, que decididamente no es un caballero, llega poco después y se suma a la cena. Smudge elige ese momento para llevar a cabo un proyecto secreto, que coincidirá con una estruendosa tormenta y con la creciente desazón de los supervivientes, acuciados por el hambre y el cansancio. Lo más temido, perder las formas en una velada exquisita, quedará largamente superado por las circunstancias.



 


Hallazgo de mi marido, un libro "de época" pero publicado en 2013, que es imposible, absolutamente imposible, no relacionar con la fantástica serie "Downton Abbey". Supongo que tiene que ver con la época elegida por al autora (principios del siglo XX), pero además, con un ritmo y una forma de contar ágiles, propio de nuestros tiempos, utilizada para llevarnos al pasado, a una casa, una familia, una cena en particular.
 
 
No quiero contar mucho de este libro, porque lo cierto es que un poco después de la mitad, sorprende de manera imprevista. Además la verdad que lo recomiendo de corazón, especialmente a todas mis amigotas fanáticas de las historias de época. No decepciona en absoluto.
 

domingo, 2 de febrero de 2014

Sueños de Bunker Hill. John Fante


 

Leer un par de renglones de Fante es volver a enamorarse. Del entrañable Bandini, ahora ya haciendo sus primeros trabajitos como escritor en Los Ángeles y conociendo la industria del cine, de esa escritura honesta, directa, y simpática que te hace pasar las págnas de sonrisa en sonrisa... Fante es un genio absoluto, la delicia literaria que me voy consumiendo de a poquito, dejando pasar tempo entre un libro y otro, porque no quiero nunca, jamás, dejar de tener un Fante para descubrir.

 

viernes, 31 de enero de 2014

Casa de Verano con Piscina. Herman Koch




 
 

Después de haber leído "La Cena", un libro que me pareció muy entretenido y original, y con toda mi familia celebrando este segundo libro del mismo autor, decidí que era una lectura ideal para el verano y así fue: Una vez mas una historia entretenida, que atrapa, intriga y desorienta. Personajes bastante desgradables, pero no por ello menos reales, trama ligera y el valor agregado de los pensamientos sumamente incorrectos del médico de cabecera narrador y protagonista hacen de esta novela un buen pasatiempo veraniego.

miércoles, 29 de enero de 2014

Tess de los d'Urberville. Thomas Hardy




Este es un clásico con todas las letras, una historia de grandes pasiones y tragedias, sufrimientos donde el paisaje cobra una dimensión especial en las vidas de los personajes. La historia de Tess transcurre en zonas rurales, de climas benévolos y paisajes verdes cuando es feliz, hostiles y tristes cuando su suerte cambia. Trágica por donde la mires, esta novela va cambiando de escenarios de manera tal que a medida que se avanza en las páginas, el pasado de Tess nos va pareciendo tan lejano como si de hecho los años que pasan en la novela hubieran transcurrido en el tiempo real del lector, tanto así van cambiando las circunstancias de nuestra heroína. La fuerza del paisaje, del clima, y de la naturaleza se apoderan de la obra a cada momento, al punto que creo que han sido las imágenes, como fotografías, lo que mas atesoraré de esta lectura con el paso de los años.

¿De qué va la historia? Tess es una jovencita bellísima, que es enviada a trabajar a casa de unos supuestos parientes, y allí, en su inocencia, es seducida por un supuesto primo de vida disipada. Como consecuencia de esa relación -además del "ultraje" de la pérdida de virginidad que para la época era ya de por sí tremendo- queda embarazada y tiene un niño que muere poco después. Tiempo mas tarde se marcha a trabajar a un tambo, donde conoce a un joven de quien se enamora. Claro que los sucesos que habitan en el pasado de Tess serán un impedimento para consumar el amor de los jóvenes, y la ya de por sí triste historia de Tess no hará mas que empeorar.

Junto a las imágenes de los lugares en los que transcurre la historia, debo destacar la permanente referencia a la sobrenatural belleza de Tess, y contar que no pude sacarme de la cabeza la cara de la hermosísima Nastassja Kinky en una versión de esta novela que vi con mi familia allá por los años 80, cuando llegaron al país las primeras videocasseteras, y era toda una ceremonia familiar juntarse a ver películas... Realmente parece que Thomas Hardy hubiera estado pensando en esta actriz casi cien años antes.



Finalmente una nota de color: La tapa del ejemplar que leí, hace referencia a que el best seller "Cincuenta Sombras de Grey" estaría inspirado en este clásico. No he leído el bodrio de moda, ya que por mas onmnívoro que uno sea, hay cosas que no se comen (por una cuestión de salud, usted sabrá). Pero estoy segurísima que este libro no tiene nada, pero nada nada nada en común con "Cincuenta Sombras" y si usted desea leer algo picarón, desde ya le advierto que no lo intente con "Tess" porque a la pobre chica apenas si le dan algún besito. Respecto de lo demás, Thomas Hardy hace gala de una discreción total.