viernes, 28 de febrero de 2014

Desafío 12 mujeres, 12 países


Mujeres leyendo

 
 
Un poco tarde, pero no quería dejar de hacer un comentario sobre un desafío al que me sumé el año pasado: El reto “12 mujeres, 12 países”, que propuso el blog “El susurro de los libros” .... La verdad es que el próposito de leer libros escritos por mujeres de distintos lugares del mundo, me acompañó a lo largo de todo el 2013, y me obligó a explorar en la búsqueda de nuevas autoras. Sabía que iba a poder cumplir con el desafío porque siempre tengo en mi lista de espera y de deseados libros de autoría femenina. Supongo que son los temas los que me atraen, tanto sea “alta literatura” como si se trata de meros entretenimientos. Y esto me lleva a un tema difícil y espinoso que el blog convocante había peticionado: escribir alguna reflexión sobre la literatura femenina. Mucho se ha dicho al respecto, y ni siquiera voces muchísimo mas autorizadas que yo han logrado discernir la cuestión: ¿existe una “literatura femenina”? Esta pregunta nunca tendrá una respuesta unánime. Es como preguntar si existe la amistad entre el hombre y la mujer. Pero cada uno tiene su propia respuesta. Hasta antes de este desafío, yo afirmaba que la literatura escrita por mujeres tiene una mirada mas desde lo íntimo. Corroborando esta suerte de refrán que dice que “El mundo se puede estar viniendo abajo, pero la mujer siempre estará pensando en su casa. La casa se puede estar viniendo abajo, pero el hombre siempre estará pensando en el mundo.” En ese sentido, por ejemplo la novela de la alemana Daniela Krien sería un ejemplo de este punto de vista que parte de lo mas privado, de lo mas familiar, para contar algo global, como fue la reunificación de Alemania. De igual manera, el pequeño mundo de un colegio religioso revela toda una época histórica en la novela de Betina González “Las Poseídas”, y Lina Meruane, con la crónica desgarradora de su ceguera, pinta todo un cuadro sobre los chilenos exiliados en otros países.

Sin embargo, un somero repaso a mi lista de leídos me mostró lo erróneo de mi conclusión: Ahí está Nicole Krauss, cuyas historias trascienden con creces lo privado, que además logra captar la voz masculina de una manera genial. De igual manera ¿Cómo clasificar a Amelie Nothomb y su delirio? Imposible. ¿Y la imaginación desatada de Ursula Le Guinn, que inventa todo un mundo de fantasía, y que tranquilamente podemos emparentar con Tolkien?

Probablemente el debate surge simplemente porque la mujer, finalmente, ha logrado su “cuarto propio” en el mundo literario. Hemos accedido a la educación, con ella al placer de la lectura, y a la posibilidad de escribir y publicar. Tenemos poder adquisitivo y nos hemos convertido en un segmento importante del consumo, por eso el mercado editorial nos ofrece productos literarios acordes con nuestro gusto. Y todo esto es relativamente reciente.

El mercado editorial es inmenso, inabarcable. Claramente si existen algunos libros que son “para chicas”. La famosa “Chick lit” es un ejemplo. El hombre que quiera leer estas crónicas de amor, moda y cosméticos, sea bienvenido. Pero claramente hay algunos temas que probablemente os interesen mas a nosotras, y eso está muy bien.

En cuanto a la alta literatura, allí podrá o no encontrarse una mirada diferenciada de la de los escritores varones, pero por supuesto, los grandes libros, los destinados a la gloria, carecen de fronteras.

En cuanto a mi lista particular, traté de diversificarme, pero por supuesto no pude evitar “repetir” dos países: Estados Unidos y Argentina. También quedé en deuda con el continente africano. Quedaron fuera del 2013 pero en la lista de deseos un libro de una islandesa “Rosa Cándida”, algún cómic de Marjane Satrapi, y seguir buscando e investigando, que me quedé encantada con la experiencia!!!


1) Delfina Agustini.Poesías. Uruguay


3) Un Mago de Terramar.Ursula K. Le Guinn. Estados Unidos

4) El Lenguaje de lasFlores. Vanessa Diffenbaugh. Estados Unidos

5) El Viento quearrasa. Selva Almada. Argentina






11) Sangre en el Ojo.Lina Meruane. Chile

12) Algún día nos locontaremos todo. Daniela Krien. Alemania





viernes, 7 de febrero de 2014

Bestias Afuera. Fabián Martínez Siccardi.


 
 

Lo primero que hay que mencionar respecto de este librito es que fue el ganador del Premio clarín Novela 2013. Que uno de los premios mas importantes de novela del país (si no el mas importante) haya sido otorgado a esta obra, es una incógnita absoluta, o bien reveladora de que todas las sospechas que teníamos son reales. ¿No había algo mas representativo entre las mas de 600 obras que hacen llegar los escritores de Argentina y el resto de Latinoamércia a este certamen literario?

Por otra parte, ¿no se había premiado ya una novela en este mismo concurso que iba de un señor que se va a un lugar desolado en el que empiezan a ocurrir cosas raras? ("La otra Playa" de Gustavo Nielsen). Tal parece que el criterio de selección es puramente comercial, y que, agotado el policial al que diera comienzo "Las Viudas de los Jueves" (premio 2005, seguido de varias novelas policiales ganadoras asños después) Ahora, la onda viene por el lado sobrenatural... Bueno. Empecemos a escribir unas de extraterrestres o de muertos vivos! A ver si la pegamos!

Con esto dicho, y reivindicando mi derecho a ser contradictoria, por lo tanto, mas interesante que el común de las personas, tengo que reconocer que la novela, cortita y sencilla como es, logra crear un clima de aislamiento, un paisaje solitario, y -casi- unos personajes presos de su entorno. Su brevedad, una corrección en la escritura que es lo mínimo que le puede pedir al ganador de un concurso como este, y ese climax enrarecido por la nada y los fantasmas interiores te conducen con bastante ligereza al final de la historia.

Como todos los premios Clarín novela, ideal para gente que no lee nunca y se dispone a hacerlo sólo en el mes de enero.
 
Por último, dejo este link "Porqué no leer un Premio Clarín Novela" de un blog que recomiendo calurosamente "Crítica Creación", y que desde que leí este post, cada vez que se menciona el premio Clarín, me da mucha pero mucha risa. Si se quieren reir un rato, entren aquí:

martes, 4 de febrero de 2014

Huéspedes Inesperados. Sadie Jones



Un día de primavera de 1912, la mansión de los Torrington bulle de actividad con los preparativos para una elegante cena con motivo del vigésimo cumpleaños de Emerald. Los Torrington son una familia acomodada, que no pasa precisamente por su mejor época, compuesta por una evanescente madre, su segundo marido y tres hijos: la atractiva Emerald, Clovis, recién salido de la adolescencia, y la pequeña Smudge. Pero la celebración, a la que han acudido la joven y puntillosa Patiente, su apuesto hermano y un adinerado vecino, se ve trastocada por un trágico accidente de tren ocurrido a pocos kilómetros, lo que obliga a la familia a acoger a algunos supervivientes. Un desconocido, que decididamente no es un caballero, llega poco después y se suma a la cena. Smudge elige ese momento para llevar a cabo un proyecto secreto, que coincidirá con una estruendosa tormenta y con la creciente desazón de los supervivientes, acuciados por el hambre y el cansancio. Lo más temido, perder las formas en una velada exquisita, quedará largamente superado por las circunstancias.



 


Hallazgo de mi marido, un libro "de época" pero publicado en 2013, que es imposible, absolutamente imposible, no relacionar con la fantástica serie "Downton Abbey". Supongo que tiene que ver con la época elegida por al autora (principios del siglo XX), pero además, con un ritmo y una forma de contar ágiles, propio de nuestros tiempos, utilizada para llevarnos al pasado, a una casa, una familia, una cena en particular.
 
 
No quiero contar mucho de este libro, porque lo cierto es que un poco después de la mitad, sorprende de manera imprevista. Además la verdad que lo recomiendo de corazón, especialmente a todas mis amigotas fanáticas de las historias de época. No decepciona en absoluto.
 

domingo, 2 de febrero de 2014

Sueños de Bunker Hill. John Fante


 

Leer un par de renglones de Fante es volver a enamorarse. Del entrañable Bandini, ahora ya haciendo sus primeros trabajitos como escritor en Los Ángeles y conociendo la industria del cine, de esa escritura honesta, directa, y simpática que te hace pasar las págnas de sonrisa en sonrisa... Fante es un genio absoluto, la delicia literaria que me voy consumiendo de a poquito, dejando pasar tempo entre un libro y otro, porque no quiero nunca, jamás, dejar de tener un Fante para descubrir.

 

viernes, 31 de enero de 2014

Casa de Verano con Piscina. Herman Koch




 
 

Después de haber leído "La Cena", un libro que me pareció muy entretenido y original, y con toda mi familia celebrando este segundo libro del mismo autor, decidí que era una lectura ideal para el verano y así fue: Una vez mas una historia entretenida, que atrapa, intriga y desorienta. Personajes bastante desgradables, pero no por ello menos reales, trama ligera y el valor agregado de los pensamientos sumamente incorrectos del médico de cabecera narrador y protagonista hacen de esta novela un buen pasatiempo veraniego.

miércoles, 29 de enero de 2014

Tess de los d'Urberville. Thomas Hardy




Este es un clásico con todas las letras, una historia de grandes pasiones y tragedias, sufrimientos donde el paisaje cobra una dimensión especial en las vidas de los personajes. La historia de Tess transcurre en zonas rurales, de climas benévolos y paisajes verdes cuando es feliz, hostiles y tristes cuando su suerte cambia. Trágica por donde la mires, esta novela va cambiando de escenarios de manera tal que a medida que se avanza en las páginas, el pasado de Tess nos va pareciendo tan lejano como si de hecho los años que pasan en la novela hubieran transcurrido en el tiempo real del lector, tanto así van cambiando las circunstancias de nuestra heroína. La fuerza del paisaje, del clima, y de la naturaleza se apoderan de la obra a cada momento, al punto que creo que han sido las imágenes, como fotografías, lo que mas atesoraré de esta lectura con el paso de los años.

¿De qué va la historia? Tess es una jovencita bellísima, que es enviada a trabajar a casa de unos supuestos parientes, y allí, en su inocencia, es seducida por un supuesto primo de vida disipada. Como consecuencia de esa relación -además del "ultraje" de la pérdida de virginidad que para la época era ya de por sí tremendo- queda embarazada y tiene un niño que muere poco después. Tiempo mas tarde se marcha a trabajar a un tambo, donde conoce a un joven de quien se enamora. Claro que los sucesos que habitan en el pasado de Tess serán un impedimento para consumar el amor de los jóvenes, y la ya de por sí triste historia de Tess no hará mas que empeorar.

Junto a las imágenes de los lugares en los que transcurre la historia, debo destacar la permanente referencia a la sobrenatural belleza de Tess, y contar que no pude sacarme de la cabeza la cara de la hermosísima Nastassja Kinky en una versión de esta novela que vi con mi familia allá por los años 80, cuando llegaron al país las primeras videocasseteras, y era toda una ceremonia familiar juntarse a ver películas... Realmente parece que Thomas Hardy hubiera estado pensando en esta actriz casi cien años antes.



Finalmente una nota de color: La tapa del ejemplar que leí, hace referencia a que el best seller "Cincuenta Sombras de Grey" estaría inspirado en este clásico. No he leído el bodrio de moda, ya que por mas onmnívoro que uno sea, hay cosas que no se comen (por una cuestión de salud, usted sabrá). Pero estoy segurísima que este libro no tiene nada, pero nada nada nada en común con "Cincuenta Sombras" y si usted desea leer algo picarón, desde ya le advierto que no lo intente con "Tess" porque a la pobre chica apenas si le dan algún besito. Respecto de lo demás, Thomas Hardy hace gala de una discreción total.

 



viernes, 27 de diciembre de 2013

Antes de fin de año, y mas que nada para no declarar este blog caído en el abandono total, una pequeña reseña de los últimos libros visitados por esta lectora (que no ya tan escritora).

El culpable de la falta de actualización de mi blog es este libro: "Algún día nos los contaremos todo", de Daniela Krien (Alemania). Un poco con idea de cumplir con el reto "12 mujeres, 12 países", abordé este libro que (¡oh, que original!) tiene pretensiones de ser algo "erótico" (si a una le gusta que le peguen y la dejen al borde de la muerte). Supongo que me resultó un poco sin gracia, tan vez sea la frialdad alemana, pero no logro conmoverme. Destaco, eso sí, el telón de fondo de las dos Alemanias en 1990, y por otra parte el hecho de que la autora (y la protagonista de la novela) tenga exactamente la misma edad que yo, me pareció interesante poder trazar un paralelismo de lo que sucedía una adolescente de 16 años en la Alemania de 1990 y lo que me pasaba a mí aquí en la Patagonia argentina.

Luego leí mi primer libro de Sergio Bizzio "Borgestein", una novela corta muy entretenida, que logra crear climas y personajes, un pequeño mundo. Pero lo mejor es la relación del protagonista con el loro que lo visita, sin dudas. Inolvidable.

En tren de novelas cortas, seguí con "Relámpagos" de Jean Echenoz, inspirada en la vida de Nikola Tesla. A mitad de camino entre biografía y ficción, siguiendo acontecimientos históricos que todos conocemos (como la famosa creación de la silla eléctrica como mecanismo publicitario en contra de la corriente alterna), lo mas destacable de esta novela es que logra un personaje genial, una especie de Sheldon Cooper de época entrañable e insoportable a la vez, me hicieron dar ganas de saber mas sobre el verdadero Tesla.  Destaco además la forma encantadora en que está escrito, con una mirada irónica y burlona que te hace leer con una sonrisa.

Ahora me encuentro en el medio de "Tess" de T. Hardy, que me tiene enganchada y contenta de volver a leer un clásico. Seguramente el fin de año me sorprenda aún en esa lectura, y seguiré con algo de Fante y William Trevor, a la espera de que lleguen los libros que compró en España mi marido, y que ¿llegarán? ¿serán victimas del impuestazo?... seguramente serán de esos libros que tienen su propia historia como objetos en sí mismos antes aún de abrir sus páginas. Me encanta.

Finalmente les cuento que mientras escribo esto miro la serie de época "The Bentcheley Circle" gentileza del excelente blog "Crónicas en Ferrocarril" que me ha pasado mas de un dato espectacular. En este tiempo me he deleitado con los nuevos capítulos de Call the Midwife, Downton Abbey, The Paradise y ahora esta miniserie alucinante...

Bueno, feliz de año, yo me voy a Las Grutas mañana, así que me disculpo por no visitar muchos blogs, el año terminó con mucho trabajo y cansancio pero feliz!!!

jueves, 7 de noviembre de 2013

El Cumpleaños Secreto. Kate Morton

1959

En un caluroso día de verano, mientras su familia se va de picnic al arroyo de su granja en Suffolk, la adolescente Laurel se esconde en la casa del árbol de su infancia, fantaseando con un muchacho llamado Billy, una huida a Londres y un futuro grandioso que aguarda con impaciencia. Sin embargo, antes de que esa tarde idílica toque a su fin, Laurel presenciará un crimen aterrador que lo cambiará todo.

2011

Siendo ya una actriz célebre, Laurel se ve abrumada por las sombras de su pasado. Acechada por los recuerdos y el misterio de lo que vio ese día, vuelve al hogar familiar y comienza a desenmarañar cada rincón de su memoria en busca de aquella historia. Una historia de tres desconocidos procedentes de mundos muy diferentes —Dorothy, Vivien y Jimmy— que coinciden en el Londres de los años de la Segunda Guerra Mundial y cuyas vidas quedarán unidas de forma funesta e inexorable.

Alternando los años treinta, los cincuenta y el presente, El cumpleaños secreto es un relato fascinante de misterios y secretos, teatro y farsa, de un asesinato y de un amor imperecedero.

 

Entretenidísima novela que me mantuvo en ascuas durante todo el tiempo. Una historia atrapante, que tiene como condimento adicional la pintura de Londres durante la Segunda Guerra Mundial.
Como siempre, Morton divide su relato en dos o tres épocas históricas, en este caso mayormente lo hace Londres en 1941 y Suffolk en 2011.
Se trata de un relato fácil de seguir, a diferencia de las novelas que leí anteriormente de la misma autora, con las que me constaba un poco ubicarme. La verdad es que siendo que me gustó mucho "El Jardín Olvidado" y "Las Horas Distantes", este tercer libro lo considero mucho mejor que aquellos.
Tal como lo anticipa un poco la contratapa, la adolescente Laurel, que tiene una familia perfecta, es testigo del momento en que su adorable madre asesina a un extraño. Este evento, si bien en su momento recibe una explicación plausible, deja siempre un signo de interrogación respecto en Laurel que decidirá revelar el misterio a sus sesenta y tantos años, ante la inminencia de la muerte de su madre, Dorothy.
Así, la historia nos conducirá al pasado de la madre de Laurel. Conoceremos a la joven y ambiciosa Dolly, a su enamorado Jimmy y a una enigmática jovel llamada Vivien, qeu tendrá su parte en esta historia.
También, poco a poco, seguiremos las indagaciones de Laurel en procura de conocer la verdad.
Un relato con una vuelta de tuerca inesperada y perfecta, un final que deja plenamente satisfecho al lector.
Una panzada de entretenimiento.

lunes, 4 de noviembre de 2013

Sangre en el ojo. Lina Meruane

Hoy a las 12:55 PM
"Estaba sucediendo. En ese momento. Hacía mucho me lo habían advertido y sin embargo. Quedé paralizada, las manos empapadas empuñando el aire. La gente en la sala seguía conversando y riéndose a carcajadas, incluso susurrando exageraban mientras yo. Y alguien gritaba mas alto que los demás, bajen el volumen de la radio, no metan tanta bulla que a las doce en punto los vecinos llamarán a la policía. Me concentré en esa voz estruendosa que no parecía cansarse de insistir que incluso los sábados los vecinos se acostaban temprano. Esos gringos no eran gente trasnochadora como nosotros, en absoluto parrandera. Eran protestantes y protestarian si no los dejábamos conciliar el sueño."
 
"Y fue entonces que un fuego artificial atravesó mi cabeza. Pero no era fuego lo que veía sino sangre derramándose dentro de mi ojo. A sangre mas estremecedoramente bella que he visto nunca. La mas inaudita. La mas espantosa. Sangraba a borbotones pero solo yo podía advertirlo. Con absoluta claridad vi cómo la sangre espesaba, vi que la presión aumentaba, vi que me mareaba, vi que se me revolvía el estómago, que me venían arcadas y, sin embargo. No me incorporé ni me moví niun milímetro, ni siquiera intenté respirar mientras atendía al espectáculo. Porque eso era lo último que vería, esa noche, a través de ese ojo: una sangre intensamente negra."
 
"Ignacio, triné, Ignacio estoy sangrando, esta es la sangre y es tan oscura, tan condenadamente espesa. Pero no. No fue eso lo que dije sino, creo que volví a sangrar, por qué no nos vamos. Irnos, dijo él (dijiste tú, Ignacio, eso dijiste aunque ahora lo niegues, y luego te quedaste mudo). Y oí que me preguntaba si era mucha la sangre, suponiendo que tal vez había sido como tantas otras veces, apenas una partícula sanguinolenta que pronto se disolvería en mis humores. Ni tanto, no respondía yo, pero vámonos. Vámonos al tiro. Pero no. Esperemos hasta que la fiesta amaine, hasta que la conversación se muera sola. Que no la matáramos nosotros, como si no estuviera ya muerta. Nos iremos en un rato. Y qué es una hora mas o media hora menos cuando no hay nada por delante. Podía tomarme otro vino y anesteciarme, otro vino y emborracharme. (Sí, sírveme otra copa, susurré mientras tú me la llenabas de sangre). Y tragué a la salud de mis padres que estarían roncando a kilómetros del desastre, a la salud del griterío de los amigos, a la de los vecinos que nunca reclamaron por el ruido, a la salud delos uniformados que no vinieron a auxiliarme, a la salud de la salud y de su puta madre."
 
Estos son algunos de los párrafos de las primeras hojas de la novela "Sangre en el ojo" de la chilena Lina Meruane. Realmente es un pecado haber seleccionado solo éstas líneas porque la verdad es que la novela, y en particular las primeras páginas, no tiene despedicio. No hay una sóla línea en la que no se revele un cuidado asoluto, una pasión absoluta, una contundencia absoluta. Me resulta imposible transmitirles a ustedes las profunda impresión que me causó este libro, sin impresionarlos plasmando al menos algunas de sus líneas. Y es que es muy fuerte. Muy fuerte la historia, muy fuerte la escritura, muy fuerte la poesía desgarradora del relato pormenorizado de la ceguera de Lucina-Lina el alter ego de la autora.
 
Tal como surge de los párrafos que comparto, Lucina se encuentra en una fiesta en Nueva York, lugar donde se ha radicado y vive con su novio Ignacio, cuando se le produce un derrame en los ojos, producto de la diabetes con la que venía luchando durante toda su vida. Se trataba de un riesgo siempre latente, y su acaecimiento nos es relatado con lujo de detalles, en un viaje hacia la ceguera de un realismo y una precisión apabullantes.
 
A partir del momento en que queda ciega, Lucina empieza a percibir el mundo a través del oído, del tacto, del olfato. Es maravillosa su descripción de la ciudad de Nueva York desde la oscuridad:
 
"Nunca como entonces por las calles de Manhattan, llena de hoyos mortales y compuestas de latas con escaleras que llevan al infierno. Me cae la luz en la cara pero no puedo tocarla, no puedo usarla, y camino por la ciudad como por una cuerda floja, equilibrándome en Ignacio que avanza a otro ritmo, sincopando sus pasos tan suyos con otros tacones finos y apurados que hieren el pavimento. Hurgamos entre muebles de madera tersa y salvaje con olor a aves exóticas y a mandriles, a líquenes, a cantos africanos, y se levantan también los olores a maní confitado y a manzanas acarameladas, a pretzels, a bagels recién salidos del horno refregándose en nuestras narices."
 
La novela nos va contando, después de la primera y estremecedora escena en que Lina queda ciega, su derrotero por el consultorio médico, el diagnóstico, la espera para la operación y la incertidumbre del resultado. Pero junto a ello, también va la historia de amor con su novio Ignacio, y cómo la enfermedad golpea la relación y pone todo en perspectiva, la historia de los vinculos de Lina con su familia y con su país natal.
 
La bronca de la protagonista, su frustración, su negativa total a entregarse a la enfermedad, el horror de ser escritora y quedar ciega, de convertirse en una carga para su amante, miles de impresiones van armando la trama a puro fuego latinoamericano.
 
Probablemente sea la relación con Ignacio (a quien se dirige en segunda persona a lo largo de todo el libro) lo mas interesante de la historia, ese juego en que cada uno es Lazarillo del otro. Las partes relacionadas con la familia fueron las que menos me interesaron e hicieron decaer un poco mi interés, al igual que las relacionadas con lo médico, aunque insisto: la escritura tan destacable compensó mucho esos baches.
 
Super recomendable novela, y una autora para conocer sin falta.
 
Editorial Eterna Cadencia.

jueves, 31 de octubre de 2013

La Trama Nupcial. Jeffrey Eugenides


Este es el conocido caso de un libro en el que se han puesto excesivas expectativas y luego no está a la altura. Tal vez se lo juzga entonces con demasiada severidad.

Me enloquecí con la premisa de esta novela: “Estamos a principios de los años ochenta del siglo pasado. Madeleine Hanna, una romántica incurable que está escribiendo su tesis sobre el amor en Jane Austen y George Eliot. También ella se convertirá en protagonista de una historia de amor apasionada, dolorosa e intensa. Porque en su vida aparecerán dos hombres muy diferentes. Leonard Bankhead, solitario, carismático y brillante estudiante de ciencias, y Mitchell Grammaticus, estudiante de teología atormentado por las dudas. Una vez finalizada la universidad, el triángulo se mantendrá, obligándoles a enfrentarse con el final de la juventud y a reflexionar sobre el sentido último de la vida y la verdadera naturaleza del amor.”

Es decir: una novela que por un lado prometía hablar de mis héroes literarios, con una protagonista a la que le gustaba leer lo mismo que a mí, y por otro lado, una novela romántica moderna, pero que sigue la tradición de los grandes clásicos, con un triángulo amoroso compuesto por la chica romántica e inteligente, el candidato buenmozo pero complicado y el pobre infeliz que la quiere bien pero que (qué raro) es feo.

Y por ahí va mas o menos la novela, salvo que:

a) Madeleine es medio tontita, a pesar de que le gusta Jane Austen, algo imposible e imperdonable por parte del autor. Sin embargo me lleva a una reflexión inevitable: Mas allá de los debates fútiles en torno a la literatura “femenina” o “masculina”, es claro que hay cosas de las que puede dar cuenta mejor una mujer, y viceversa.  ¿Es tal vez por eso que Jane Austen (siendo ella misma una mina inteligente) pudo darle vida a una mujer tan interesante como Lizzie Bennet, con quien nos seguimos sintiendo identificadas doscientos años después, mientras que Flaubert y Tolstoi crearon a dos alcornoques? (clásicos eternos, si, pero alcornoques).
Eugenides ha creado un ser unidimensional y despasionado, carente de toda singularidad salvo por el hecho de que se parece a Katharine Hepburn. Ya me pasó encontrarme con una protagonista bella y patética, producto de una afiebrada y un poco misógina mente masculina en la liviana novela “La Delicadeza” Conclusión: ¡Parece que es cierto, chicas! ¡A ellos les gustan las tontas! Inclusive a los escritores.

b) El triángulo amoroso no termina de “cuajar” ya que la historia da comienzo exactamente el día de la graduación. Inmediatamente después el triángulo se disuelve, por así decirlo, ya que uno de sus componentes, (Mitchel, alias “el feo pero buenito”) se va de viaje por el mundo a encontrarse a sí mismo. Qué mala que estoy hoy.

Si bien existe un flash back (una de las partes buenas de la novela) que nos remonta al comienzo de la universidad y a cómo se conocieron los personajes, éste no alcanza para mostrarnos a los tres componentes del supuesto triángulo amoroso interactuando. En realidad no hay triángulo amoroso alguno, sino una chica con dos pretendientes. Pero creo que en intensidad amorosa hasta "Crepúsculo" le gana.  

El viaje de Mitchel y la enfermedad mental de Leonard -que de alguna manera está completamente solo a raíz de la misma- acentúan aún mas esta falta total de interacción de los personajes. Tal vez así lo quiso el autor, para mostrar que en la actualidad somos todos un poco autistas.

Ahora lo que destaco de la novela:

a) Me encantó el mundo de la universidad, y la década de los ochenta. El autor logró verdaderamente pintar ese escenario (en el que el mismo vivió, ya que fue a esa misma universidad en esa misma época) sin recurrir a lugares comunes en relación a la década del 80, sino que profundizando (mas allá de los cassettes o los peinados tipo Flashdance) una forma de pensar, determinadas inquietudes que formaban parte de la vivencia universitaria. Por otra parte, se trata de un relato muy entretenido, que por momentos te hace pensar que estás viendo un capítulo de “Felicity”.

b) Quedé fascinada por las partes (no son suficientes) en que el autor nos cuenta sobre la tesis que Madeleine quiere hacer sobre “La Trama Nupcial” que da título a la novela. Todas las referencias y los análisis respecto de autores y libros clásicos que he leído (Austen George Eliott...) me chiflaron. Envidié profundamente a los alumnos que pueden cursar estas materias en la universidad mientras que yo tenía que rendir Derecho Tributario y otros horrores. Ni hablar de la parte en que la sosa Madeleine concurre a un congreso de “victorianistas” y se hace amiga de dos chicas especialistas en literatura de la época victoriana... Directamente me retorcía de rabia, pensando que tal oportunidad le era dada a la tontita (ah, cierto, era ficción).
c) Como ya lo señalé, las historias individuales de los dos pretendientes están muy buenas. Los capítulos individualmente están muy logrados y las cosas que se cuentan (la experiencia de un viaje espiritual por la India de Mitchel, la convivencia con la enfermedad mental de Leonard) son verdaderamente interesantes y le dan a la novela una versatilidad poco común, ya que uno se encuentra leyendo historias sumamente diferentes de un capítulo a otro. Sin lugar a dudas la identificación con los personajes masculinos es total, mientras que las partes donde se cuenta el punto de vista de Madeleine son mas aburridas, tal vez por las propias circunstancias de la protagonista quien ha sido favorecida por la Diosa Fortuna con belleza, una familia funcional, dinero, y cariño.
d) La forma en que resuelve la novela (el final) me pareció brillante. Claro que no puedo revelarlo, pero las últimas líneas de diálogo, la última palabra, inclusive: Una genialidad. Si alguno lo lee sabrá lo que quiero decir.
Bueno amigos, he escrito una larga reseña sobre este libro, y probablemente los haya dejado un poco indecisos ¿lo recomiendo o no? La respuesta es sí. Pero no le crean a la parte de la contratapa que dice “¿Es posible escribir hoy una historia de amor que recoja la intensidad de las obras maestras de la literatura clásica y al mismo tiempo resulte rabiosamente contemporánea? Jeffrey Eugenides lo ha conseguido.” Es mentira. No lo consiguió.
 
Lo que logró es una novela entretenida, con buenos personajes y excelente reconstrucción de una época icónica. Eso. Y nada menos.