miércoles, 7 de septiembre de 2011

Los combates cotidianos. Manu Larcenet.



Cuatro cápítulos o partes tiene esta historia. Momentos importantes en la vida del protagonista, que va tomando decisiones en la vida y buscando su lugar.
Marco es un fotógrafo de guerra bastante exitoso, que decide dejarlo todo e irse a vivir al campo. Allí le pasarán muchas cosas: conocerá una mujer, entablará una relación contradictoria con un misterioso vecino, y descubrirá algo que quiere contar: Mostrar las vidas y los rostros de los trabajadores del astillero donde trabajó su padre.













A su alrededor, un mundo parece terminar: su padre muere, su madre envejece y, como una muestra de los cambios en Francia, el lugar donde trabajaba su padre cesa su actividad.
Como Marco, que va definiendo sus elecciones de vida, haciendo apuestas, toda una generación deberá ocupar un lugar adulto en la sociedad ¿Qué lugar es ése? ¿Cuáles son las cosas que te reconcilian con la vida? ¿Desde dónde establecer la conexión con la vida, con los otros?
Momentos luminosos, y trágicos se van encadenando, siempre narrados a través de un arte gráfico de una belleza especial, con un colorido y una edición que convierten al libro en sí en un objeto de arte particularmente valioso.
Una obra profunda, que no se queda simplemente en contar una historia. Plagada de reflexiones, no siempre plasmadas en palabras, sino en pleno uso de la riqueza del cómic narrando con bellas imágenes.

3 comentarios:

  1. Combates cotidianos es una muy buena novela gráfica , recuerdo la casa de descanso del personajes , cuando le daban los ataque de pánico y como el autor volvía todo de atmósfera roja los cuadros , la vida sencilla las fotos a los pescadores etc , fue una muy grata lectura.
    Otro gran libro de Manu es Koma

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Leox por la data del otro título de Larcenet, un autor para tener en cuenta. Saludos

    ResponderEliminar
  3. pues me llevo apuntados los dos, a ver si tengo la suerte de conseguirlos por acá.
    Un beso,
    Ale.

    ResponderEliminar